Dispositivos de comunicación Wifi. (Punto de acceso y router)

21 11 2007

No es mi trabajo dar lecciones de historia, sino más bien, lo que quiero hacer es ofreceros la información teórica que os permita aplicarla a la práctica, por lo que tampoco voy a agobiaros con información técnica que no se entienda, o que sea excesivamente complicada. Por el contrario, sí me gustaría ofrecer una pequeña explicación sobre esta forma de conectarse a una red.

Una explicación coloquial de wifi, vendría a ser que es una tecnología que permite a los aparatos que dispongan de una tarjeta de red wifi, conectarse a una red de área local o tener acceso a internet.

Existen tres tipos de esta tecnología: los estándares IEEE 802.11b e IEEE 802.11g que además son reconocidos universalmente dado que usan una frecuencia (2.4 GHz) disponible internacionalmente. Existe un nuevo estándar denominado “N”, pero que aún no está normalizado. El problema con esta banda de frecuencia, es que crea interferencias con otras tecnologías inalámbricas como el Bluetooth, por lo que se está trabajando sobre un nuevo estándar, que operaría en la banda de los 5 GHz, recientemente habilitada por lo que es una frecuencia limpia.

Tengo que apuntar que las redes inalámbricas no nacen como sustituto de las redes cableadas, si no que son su complemento perfecto para dotar de movilidad a aquellos usuarios que la precisen. Así pues, no se recomiendan instalaciones de red sólo inalámbricas, sobre todo si se plantea conectar varios aparatos (ya sean ordenadores de sobremesa, portátiles, PDA, móviles…), pues se vería reducida su efectividad, debido al exceso de clientes que tendría.

En cuanto a los productos que ofrecen cobertura inalámbrica se utilizan básicamente 2 tipos, hay más pero estos son los que más usan, que son el punto de acceso o el router, este último sirve para mucho más que para dar acceso inalámbrico.

Un punto de acceso es un aparato de red, muy común y simple, su configuración y funcionamiento son muy básicos. Lo que hace un punto de acceso es dar la posibilidad de crear una red inalámbrica a partir de una red dada, bien internet o una local. Un punto de acceso, además puede operar de otros modos, como cliente de una segunda red, aportando más cobertura a una red inalámbrica ya existente, es decir, actúa de repetidor.

Si lo que se quiere es dar cobertura inalámbrica, es muy sencillo de hacer, primeramente se ha de configurar el punto de acceso, conectándolo mediante cable a un ordenador que disponga de tarjeta de red, en el manual del punto de acceso especifican la IP (una IP es la dirección que tiene un ordenador en la red) del mismo, que servirá para conectarse a él y configurarlo. Este proceso es muy sencillo, abrís un navegador web (ya sea Internet Explorer, Firefox, Safari, Konkeror… etc.), y en vez de poner una dirección web en la barra de direcciones, ponéis la IP del aparato en cuestión, este proceso debería daros acceso a un menú, que no es más que sistema operativo basado en web, del punto de acceso. Aquí seguís las instrucciones que se os suministran en el manual, pero os doy una pista, lo más importante que hay que hacer, es darle un nombre SSID (que no es más que el nombre con el que la red inalámbrica se mostrará cuando rastreéis en busca de cobertura), y ponerle seguridad para que no os entren en vuestra red, lo más conveniente es activar la seguridad, si está disponible, elegir la opción WPA-PSK (no server), con encriptación TKIP, la otra opción, WEP, es vieja y susceptible de ser reventada mediante simples programas, introducís una contraseña y listo. (Después de cada paso hay que salvar los datos, pues los perderá si se cambia de categoría sin guardarlos).

Un router es mucho más que un punto de acceso, un router puede conectar una red local con otra, o con internet, esto significa un gran paso respecto al anterior dispositivo, que sólo podía compartir una red. Un router es capaz de crear él mismo una red local y conectarla a internet, de este modo, todos los dispositivos que se conecten al router pueden navegar por internet, y compartir recursos (ya sean archivos, impresoras, o cualquier otra cosa) entre ellos. Además los routers ofrecen más protección, pues disponen de un cortafuegos interno, fácilmente configurable. Si dispones un router que carece de cobertura wifi, puedes añadirle mediante cable un punto de acceso, para suplir esa carencia.

La configuración y el acceso al mismo, se realiza de igual forma que para el punto de acceso. El router tiene más opciones de configuración que un punto de acceso, pero sería demasiado extenso y lioso para lo que se quiere lograr con esta pequeña introducción, que es, ni más ni menos, ayudar a conectarse mediante wifi a una red.

Punto de accesoPunto de accesoRouterRouter