Arreglar una pantalla TFT con un píxel que no funciona.

25 03 2008

El otro día adquirimos una pantalla plana para el ordenador (bueno, mi progenitor masculino lo hizo), en concreto una Samsung SyncMaster 720n de 17″, yo hubiese escogido otra, pero ya sabéis, los que no saben van a lo más barato.

En fin, que la pantalla venía con un píxel atascado (llamados así porque están permanentemente en color rojo, azul o verde, el mío estaba en rojo). Hay dos clases más de fallos en los píxeles, los muertos que no muestran ningún color, es decir está apagado, y los que siempre muestran color blanco, que son llamados calientes, porque suelen salir tras largos periodos de uso ininterrumpido de la pantalla.

Los fabricantes de monitores suelen tener diferentes políticas ante los píxeles defectuosos de una pantalla, los hay que se comprometen a que no haya ni un sólo píxel mal en todo el panel, y otros que dejan un margen de píxeles defectuosos, por los cuales no se puede reclamar si lo superan.

Pero no todo está perdido, existen varios métodos para arreglarlos, se puede instalar un programa, se puede bajar un vídeo y reproducirlo en la zona del píxel o a pantalla completa, pero buscando por la red una forma más cómoda encontré esta página JScreenFix que ofrecen una pequeña aplicación java accesible desde un enlace. Su función es muy simple y cómoda, al hacer clic en el enlace, se abre una nueva ventana del explorador, más pequeña, con algo así, pero lo de dentro se mueve:

jscreenfix

Esta pantalla la moveremos a donde tenemos el problema con el píxel, y una vez situado encima, esperamos unos 5 o 10 minutos, este tiempo debería ser suficiente para que el pixel atascado se recupere, si en ese tiempo no ocurre deberemos esperar, como unos 20 minutos más.

Seguro que si buscáis encontraréis más métodos, como por ejemplo hacer presión en donde está el píxel atascado, pero sinceramente ese método puede hacer que os carguéis la pantalla si no sois extremadamente cuidadosos, y aún así, siempre puede ocurrir.

Pd: los píxeles muertos, están muertos, y eso quiere decir que no se pueden arreglar.

Anuncios




Limpieza de un ordenador por dentro.

11 01 2008
Ordenador Sucio
Espero que no lo tengáis así 😉

Este post viene a raíz del anterior, en el que os explicaba cómo limpiar los archivos basura de nuestros discos duros

En este caso nos concentraremos en la limpieza física del interior de la caja del ordenador, si tenéis el ordenador desde hace tiempo, os recomiendo encarecidamente que sigáis este pequeño manual que ayudará a vuestro ordenador a sobrevivir, pues una causa de que un ordenador no rinda bien, es que tengamos porquería acumulada en su interior, en su mayor parte polvo y pequeños insectos muertos. (No por nada a los fallos en los programas se les llama bugs, la historia viene de cuando se estaban creando los primeros programas de ordenador, al parecer en una de las pruebas, el programa dio un fallo y el reporte del mismo fue que había un bug (bicho) en el ordenador que había causado el fallo, y desde entonces hasta ahora los fallos en los programas se llaman bugs). Frikismos informáticos :P.

Para limpiar un ordenador por dentro, primeramente debe haber estado apagado durante unos 10 minutos (el disco duro de un ordenador gira a gran velocidad y hay que esperar a que los platos dejen de hacerlo, además los componentes electrónicos son sensibles cuando están calientes), mientras esperamos a que todo sea manipulable, podemos ir desenchufando los cables enchufados a la torre (a saber: cable de corriente, teclado, ratón, USB, red, etc), estos cables tienen un código de colores y normalmente cada conector es único, por lo que no hay que tener miedo al desenchufarlos todos. Una vez que la torre esté libre de cables y haya estado en reposo, podemos moverla y colocarla en un sitio amplio, ventilado y en el que nos podamos mover a gusto, para que nos entendamos, un sitio cómodo de trabajo.

Una vez colocado en tal lugar, tendremos que tener a mano un destornillador (de tamaño mediano) con cabeza de estrella, una brocha ancha y suave y un compresor de aire, si es posible, si no es posible deberéis usar un aspirador, no es lo mismo (ni por asomo) pero es mejor que nada.

Bueno pues a la tarea, lo primero que deberéis hacer es retirar las tapas del ordenador, las de ambos lados, simplemente debéis coger el destornillador y quitar los tornillos situados en la parte trasera, normalmente dos o tres por lateral, que las sujetan, de esta forma quedarán libres y tirando hacia atrás las quitaréis, una vez sin tapas mostrará un aspecto semejante a este:

Ordenador sin tapas

Si veis que tiene mucho polvo y porquería, pasad el aspirador a baja potencia y ayudaros con el brocha para llevar el polvo hasta el aspirador, no lo intentéis meter por donde no quepa, pues podríais dañar algún componente y dejarlo inservible. No hace falta que os esforcéis mucho con esta parte, es sólo para que el polvo no salga volando mientras manipulamos el ordenador.

Bueno pues una vez realizado lo anterior, lo tumbamos para acceder con más comodidad a los sitios, y realizamos un examen preliminar de los componentes para ver aquellos que más suciedad acumulan, estos normalmente son, ventiladores, el disipador del microprocesador y las rejillas de ventilación de la propia caja, así como la parte superior del disco duro y lectores, que al estar en horizontal suelen tener una gruesa capa de polvo.

Si tenéis algún conocimiento informático podéis desenchufar las conexiones internas, si no las tienes pero crees que sabrás hacerlo también puedes, pero si no te atreves, no lo hagas es mejor que quede un poco sucio a que conectes mal un cable y quemes la placa o el microprocesador. (De todas formas, aprenderemos a enchufarlo todo en la segunda parte del manual sobre cómo construir un ordenador).

Lo siguiente que haremos será concentrarnos en los ventiladores, los ventiladores suelen acumular mucho polvo pues son los encargados de mover el aire de dentro del ordenador, por lo tanto es importante tenerlos limpios, para que giren bien y no hagan ruido, además de para que no manden la porquería que contienen al interior. Mientras que con una mano sujetamos las hélices para que no giren, con la otra aplicamos suavemente la brocha y quitamos la capa de polvo que contienen, aplicamos este procedimiento a todas las hélices del ventilador y a su estructura, después pasamos el aspirador para eliminar el polvo que hemos quitado del ventilador, podéis volver a realizar el proceso si apreciáis que no están del todo limpios.

Lo siguiente a lo que nos dedicaremos a limpiar cuanto podamos, sin desmontarlo, son las aletas del disipador, pues suelen llenarse de polvo impidiendo que el procesador se refrigere en condiciones. Procederemos como la anterior vez, brocha y a continuación el aspirador al mínimo de potencia. Después también pasaremos la brocha y el aspirador a la parte superior de los lectores y de los discos duros, si nos vemos con confianza podemos quitar los discos y los lectores y hacerles una limpieza más exhaustiva, pero no suele hacer falta, la tarjeta gráfica también es un sitio de gran acumulación de polvo con lo que deberíais dedicarle algún tiempo intentando quitar todo el posible.

Lo siguiente es pasar con cuidado la brocha y el aspirador, si os es posible hacerlo a la par, con una mano sujetáis la brocha y con la otra el aspirador detrás de la primera, de esta forma el polvo que se saca se aspira inmediatamente, cuidado una vez más, con los componentes electrónicos (condensadores y esas cosas) que pueden dar graves fallos si los dañáis. Lo penúltimo que tenéis que hacer es, aplicar el aspirador a la fuente de alimentación en todas sus rejillas y ventiladores, intentando quitar todo el polvo posible (en esta fase se puede subir la potencia para intentar atraer la suciedad de su interior), nunca intentéis desmontar la fuente de alimentación, además de peligroso se anularía, incondicionalmente, la garantía de la misma.

Por último, debéis limpiar el exterior de la torre y las tapas laterales que quitamos al principio, se hace igual que con la fuente, se pone el aspirador a una potencia más elevada que al limpiar el interior, y lo pasáis por toda su superficie, poned especial atención al frontal y a la parte trasera, donde están las conexiones se suele acumular polvo porque contienen rendijas, si con el aspirador no podéis, haced uso de la brocha. Para terminar levantáis el ordenador, y repasáis la parte inferior del interior.

Para cerrar el ordenador lo mejor es hacerlo con el tumbado, se encaja una tapa en los agujeros que la torre tiene a tal efecto y la empujáis para cerrarla, ponéis los tornillos y lo mismo con el otro lado. Y listo, ya sólo habría que colocar las conexiones que en un principio desconectamos.

Ante cualquier duda o problema surgido durante el proceso no dudéis en dejarme un comentario y gustosamente os responderé.

Espero que os haya servido 🙂